Momentos

Al principio la miras, y puedes observar esa creatura tan linda que se pasea frente a ti. Lo Primero que pensé es como una creatura tan linda puede existir y estar frente a ti, frente a la realidad que te rodea, la cual eres parte de ella. Al menos eso fue lo primero que pensé. Con razón hay varios escritos que hablan de mundos mágicos que lucen de maneras atractivas y también hablan sobre bestias que destruyen todo a su paso por cuanto se les da la gana comer. Es que verdad que tengo razón; es un día normal en el cual solamente te reunirías con tus amigos para pasar un tiempo determinado de diversión. Posiblemente se te pasa por la mente recordar a tus padres los cuales se encuentran en casa trabajando y tratando de mantener todo en orden, preocupándose porque la calle no nos consuma. Esa calle la cual recorres sin volver a verla. Pero, que puede hacernos una calle? Es una plataforma sin movimiento. Algunas hechas con varias piedras, otras elaboradas con asfalto y otras exclusivamente diseñadas de concreto hidráulico, pero todas llevan ese ingrediente especial, que no solo ella lo solicita, sino que también cada aspecto de nuestra historia, todos esos eventos que no sabemos de dónde vienen ni para donde nos llevan. Le llamamos evolución simplemente porque comprende de un movimiento que por fenómeno recurre a hechos de los cuales siempre estaremos dispuestos a participar. Pero el ingrediente que hace posible toda tecnología, toda carretera, todo edificio, todo carro, y todo por cuanto puedes observar, si así lo decides, es el sudor humano. Si observas diferentes escritos a través de la historia, puedes encontrar escritos inclusive de cosas que son imaginarias, como puede ser el ejemplo el de las lágrimas de una sirena. SI has leído de ellas, sabrás que función tiene los llantos de una sirena, sus lágrimas. Sabes de dónde sacan esto? Son personas que observan la vida y pueden conocer lo que realmente es vivir. De Veras! La calle es la cual sirve únicamente para facilitarnos el acceso para que nuestro vehículo no sufra mucho daño del punto A al punto B, esta lleva entre todos sus componentes, sudor humano. Pero nosotros no nos detenemos a pensar en ello, yo no lo hacía hasta hace un tiempo atrás. Cuando nos movemos en nuestros vehículos nos cuesta observar el mundo que nos rodea. Por el tráfico, por los sentimientos que dejamos que nublen nuestro ser, o por simple falta de amor hacia las cosas.

Pero después se te pasa el sentimiento de recordar a tus padres, no los recordaras en toda la tarde y noche que estés con tus amigos al menos que ellos te llamen o pase algún accidente. Si tus padres fueron lindos contigo, los cuales te enseñaron a vivir, en un futuro los estarás extrañando. En esa tarde que pensabas pasarla de lo mejor con tus amigos, de pronto cruza ante ti una mujer tan bella que hace que tus ideas se apaguen, que te hacen balbucear, que te hacen meter tu teléfono al bolsillo de tu jeans, que hace que tus amigos y amigas se rían y te golpeen al ver que pones un rostro de tonto y una mirada tierna la cual refleja todas las cosas bonitas que quieres hacerle a la humanidad de esa mujer tan bella que se encuentra frente a ti. O al menos eso hago yo como amigo; cuando veo a un amigo mío ver a una mujer que ha cautivado su atención. De igual forma molesto a mis amigas, solo que con ellas lo que hago es que las abrazo para que el tipo que les guste ya no la vea y me rio. Soy malo muy malo.

Te digo así pues es lo que me pasó. En ese momento no pensé en la posibilidad de que esa mujer ya tuviera un hombre en su vida. No pensé en qué tipo de mundo esa mujer se encontraba. Son cosas que hasta después piensas, ósea, estas tan sorprendido que no piensas en las cosas necesarias. Sino que piensas en como beneficiar a esa persona. Piensas en como aproximarte? No piensas si luces mal o algo, en lo personal no me importa mucho como piensan que me veo, pero puedo describirte una vestimenta que siempre uso; el 90% de mi tiempo me visto de camisa manga larga oscura, jeans oscuros y zapatos de moda bonitos, no esa moda la cual a mí no me gusta, sino la que si me gusta. Ni la persona que me ama me comprende cuando me comunico.

Solo decía en mi mente: “Quiero a esa mujer” y así fue. Me le aproxime de lo más aleatorio y ella respondió positivamente a mi apertura. Me fui donde ella e inmediatamente le pedí un abrazo. Ella me lo dio, y esto sería el inicio de una maravillosa vida. Puedes imaginarte a un joven que alegremente se te aproxime pidiéndote un abrazo sin siquiera conocerte? Ese fui yo, un joven entusiasmado con un rostro súper alegre, saltando, subiendo las escaleras del mall…

Es un mall, pasaría un tiempo con mi amigo Diego y mi amigo David. Déjame hablarte de ellos que se me estaba olvidando. Con ellos me reunía cada fin de semana que tuviéramos tiempo. Nos situábamos en algún establecimiento al aire libre, que proporcionara tanto de muy buena música como de muy buena comida. Nuestras pláticas comprendían numerosos temas en las cuales, personas desconocidas sentían atracción o cualquier otro sentimiento que los moviera a sentarse con nosotros a ser partícipes de dicha conversación. Mientras me sentaba a platicar con ellos, podíamos observar cómo se movía la gente a nuestro alrededor. Sabíamos cuando una persona estaba desesperada. Sabíamos cuando una persona estaba feliz. Pudimos observar como diferentes personas llevaban diferentes vidas. También observamos el cielo, el lugar nos permitía ver las estrellas, de vez en cuando mi mente, entre la presencia de Diego y de David, me apartaba para poder observar las estrellas. Un día llego un grupo de personas las cuales después de una hora de escucharnos conversar decidieron sentarse con nosotros a platicar. En ese momento estaba soltero y no poseía responsabilidades de ningún tipo y lo único que quería en ese momento era adquirir las responsabilidades que más tarde, con el tiempo, desearía jamás haberlas adquirido. De ese grupo de personas había una mujer muy bonita, recuerdo que sus padres le habían puesto un bonito nombre. Me gustaba mucho su apariencia, pues lucía un vestidito spring chick con estampado de flores y de calzado llevaba puesto unos converse, los cuales no recuerdo su color, pero si me gustaba mucho como se miraba. Lo que no me gustaba era su cabello. Y como no me gustaba no me detendré a describirlo. Las personas que decidieron sentarse con nosotros, la pusieron a  ella justamente a mi lado, y entre toda la palabrería y gozo que se creó por el tipo de personas que caracterizamos, yo sostuve la mano de esta mujer y le dije que es la mujer de mis sueños. Todos me quedaron viendo, incluso mis amigos y tuve que reír para que todos se tranquilizaran. Pero a mí me gusta crear este tipo de ambiente psicológico, lo más emocionante es que ella me respondió a este.

Se inclinó hacia mí y pronuncio: “Llevo observándote mil años”

 Mientras se levantaba de la silla aun sosteniendo mi mano.

Son esos momentos los que más disfruto, se trataba de una persona totalmente desconocida que tanto ella como yo temíamos por nuestras vidas, sin embargo nos atrevemos  a decir este tipo de cosas pues al parecer ella, al igual que yo, disfruta mucho de estos eventos. Algo cínico lo sé.

Al momento todos los que estaban en la mesa se rieron y pude observar en sus amigos que le hacían miradas a ella idénticas a las miradas que me hacían a mí, mis amigos. Esa mirada de: “Que haces? Ten cuidado”.

 Y así varios eventos que he vivido por mi manera de comportarme. Donde he conocido a varias personas de solamente saludarlos de la nada.

Pero lo más terrorífico de aquella mujer que me dejo perplejo de su belleza, es que me dio el abrazo. Siendo yo un extraño que venía saltando entre las escaleras, y que sin ninguna delicadeza le pidió un abrazo. Puedes imaginarte que tipo de mujer es aquella que abraza personas desconocidas que se le aproximan con fervor? Mínimo era tan loca como yo era loco, mínimo. Fue tan lindo que ella me recibiera, que sentí que el mundo real está lleno de creaturas despiadadas y princesas. Esto solo dilato unos cuantos años. Carecía de mucho conocimiento en ese momento y pensaba que podía hacer todo y más estando a su lado.

Ahora el tiempo es afortunado. Sigo reuniéndome con mis amigos en el mismo mall y siguen ocurriendo eventos diferentes cada día que nos reunimos. Un día descansamos y al otro día conocemos unas 30 personas como mínimo. En medio de nuestros trabajos nos damos el lujo de tomar siestas, o nos escapamos a jugar a nuestros cuartos.

Cuando voy en la carretera a servirle a mi papi, me pongo a observar los árboles, los colores del cielo, los pájaros, los taxis que se comportan de una manera inusual junto a los buses. De todo esto disfruto cuando voy en el tráfico. Puedo ver a las personas sin hogares, y también me pongo a pensar en ellas, pero después se me pasa. No se me permite pensar en ellos tanto, después me fijo que varias personas en las diferentes redes sociales expresan sus sentimientos hacia ellos. Yo en lo personal, hace como 3 semanas, mientras visitaba la capital del mundo político; Compre 2 muffin de chocolate y una coca colita para recordar porque vivo. Mientras pasaba en la calle observe una persona sin hogar que pedía dinero en las calles. Este lucia muy sucio y hambriento. Me le aproxime y le ofrecí uno de los muffin de chocolates, el cual el aborreció. Gracias a Dios que en las redes sociales hay videos en donde se muestran personas que sin hogares son muy agradecidas por la ayuda que personas desconocidas ofrecen.

Mas ahora que esta el juego de Pokemon en los teléfonos. Esa aplicación que nos hace recorrer el mundo y sus calles con tal de atraparlos a todos. Calles de las cuales nuestros padres nos advierten y preparan una vida para nosotros en la cual no debamos permanecer mucho tiempo en las calles. La calle nos consume, ha consumido sociedades, y ni siquiera se mueven. Es muy extraño. Cuando estudias Sociología, solo te dice que es, pero no te dice cómo actuar ante ella. Siempre dependerá de ti que hacer con el conocimiento que tengas.

Mis amigos y yo todavía nos damos el lujo de poder salir y atraparlos a todos después de nuestros trabajos. En el mismo mal que sirvió de arena a diversas ocurrencias de nuestra juventud. Ni modo, es uno de los pocos que hay en mi ciudad. Los demás no los visitamos por que se encuentran muy lejos y no nos da la gasolina para llegar hasta ellos.

Mientras jugamos, y caminamos, vemos a todas las personas que pueden darse ese lujo. También vemos las personas que no pueden dase el lujo. Puedo observar a conocidos que en algún momento compartimos mas que un abrazo.

Me sorprendió ver a una amiga que jugaba. La mujer es de cabello oscuro, la cual visita el gym con no mucha frecuencia. Su vestimenta es alegre y crea disparates en mi mente. Me atrevo a pensar locuritas cada momento que la veo. Creo que ella lo nota en mis ojos. Recuerdo que me le acerque a preguntarle cómo estaba. No recordaba que habíamos compartido mucho de nosotros entre nosotros. Ella pretendía pedir perdón, pero no había nada que disculpar. Los motivos de mi aproximación no tenían nada que ver con el pasado que compartimos. Recuerdan que me gusta crear eventos asi, un poco cínicos.

Ella lucia un vestido de noche, pues era de noche. Más tarde me vería con Diego en un lugar que venden café y pastelitos. David se encontraba en clases. Al llegar a una fuente que estaba frente al lugar, me encontré unas amigas y de inmediato me hicieron saber que me vieron hablar con la mujer de cabello oscuro. Mi sonrisa fue notoria y ellas no entendían el cinismo que le gasto. Les dije que me acompañaran al lugar donde venden café y pastelitos. Estando allí le avise a la mujer de cabello oscuro que se llegara al lugar y así fue. Pasamos una noche fenomenal, disfrutamos de diversos platillos, mientras otros mueren de hambre. También nos embriagamos de agua mientras en otros lugares no hay ni a una gota. Platicamos de diversas cosas, pero esta vez nadie se nos aproximó a querer participar de ella. Esa noche concluiría de esta manera:

La mujer de cabello negro se me acerco y pidió perdón por cosas que no puedo contarte, pero tienen que ver con lastimar mi corazón. Lo que hizo, la atormentaba más a ella que a mí. Así que decidí escucharla. Después me pido sexo, lo cual tuve que negar pues tenía mucho sueño y al día siguiente me tocaba ir a culto.

 Diego por su parte exclamo: “Maje! Que te importa?! No jodas! Esta buenaaa mirale ese tremendo culo”

A lo cual respondi: “Diego, ella es fea”

En ese instante Diego siguió reclamándome del porque no segui la petición de esa mujer de cabello negro y las demás amigas solo disfrutaban del evento. Diego seguía empujándome y gritándome y hablando el montón.

Cuando la mujer de cabello oscuro se retiro, mostro su trasero, al cual Diego exclamo:

“En el nombre de quien Putas!! Loco! No puede ser.“

Maravillado de observarle las nalgas a la mujer.

El 5to dia será otro escrito.

Advertisements

2 thoughts on “Momentos

  1. R Morales

    Es notorio que tienes una pasión por compartir tus pensamientos y vivencias, esta te llevará muy lejos, nunca pares hasta alcanzar el éxito.

    En lo personal yo también habría reaccionado como Diego lo hizo, lastima que ese trasero no tuvo suerte esa noche.

    Bendiciones

    Liked by 1 person

  2. Muy interesante amigo benja, Diego es uno de tus amigos mas peculiares, sin duda la representacion de muchos hombres aya afuera. Esperamos el otro escrito, nunca dejes que tus ideas queden almacenadas, muchas personas lo hacen, y luego se les viene el huracan de incentidumbre y desorden de sus mentes. (y)

    Like

Leave a Reply to R Morales Cancel reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s